fbpx

¿Cómo afectan las emisiones del parque automotor al sector turístico del Ecuador?

El Ecuador se promociona a nivel internacional como un lugar paradisíaco con la naturaleza de sus cuatro mundos. Una vez en el país, el turista extranjero vive su primer shock al encontrarse con ciudades altamente contaminadas y patrimonios culturales cubiertos por el hollín de un parque automotor caduco. ¿Qué rol juega la movilidad eléctrica para el sector turístico?

Conocí un español, un amigo muy agradable que formó una familia y se quedó, se llamaba Juan Cancho, desafortunadamente falleció hace poco. Pese a los años que estuvo aquí y el cariño que sintió por el país, siempre recordaba la visión de su primera mañana al llegar. Cuando se asomó desde el balcón de su habitación de hotel, veía con proximidad la avenida al frente, y fue ahí donde recibió el primer shock de ecuatorianidad. Uno de los buses que transitaba, a más de soltar una humareda, tenía una rueda mal ajustada que le bailaba, parecía que en cualquier momento el tapacubos iba a salir disparado. Tal irresponsabilidad no le cabía en la cabeza, el bus cargado de pasajeros, circulando a vista de todo el mundo ¿y la policía? ¿los demás conductores? Nadie hacia nada. «Pero ¿cómo vive esta gente?» pensó.”

“Es una pequeña historia que ejemplifica con claridad la deficiente gobernanza de riesgos que poseemos.” Jonathan Navarro es un profesional del sector turismo, y hotelero con años de experiencia, quien plantea su caso a partir de esta anécdota.

El efecto de la primera imagen en el visitante es muy distinto a la que nos hemos acostumbrado a creer. “Cuando una agencia o aerolínea vende un destino turístico, lo asocia con algún monumento distintivo —explica— Río de Janeiro con el Cristo del Corcovado, Berlín con la Puerta de Brandeburgo, Ambato con Nuestra Señora de la Elevación, y así…. Pero la impresión de quien por primera vez contempla una ciudad nueva queda sellada por aspectos muy distintos. El paisaje urbano es uno. Otro es el parque automotor que ve transitar frente a sus ojos.”

En efecto, las calles constituyen un punto de encuentro en el que convergen el dueño del Maserati, el del Aveo, y el colectivo público. Por ello una mirada al parque automotor dice mucho más de lo que podría pensarse sobre una sociedad, y el visitante intuitivamente lo percibe.

La ecuación es simple: flotas de automotores más nuevos y caros denotan en principio la mayor prosperidad de la nación. Un país pequeño pero rico como Luxemburgo, por ejemplo, tiene un parque automotor novísimo donde el promedio de vida de los vehículos es apenas 6.3 años, que es bajo comparado con el promedio de 8 años en China, 10.5 para la Unión Europea, 11.8 años de EEUU, y menos con los de Ecuador donde un vehículo rodará por aproximadamente 20 años.

Aunque éste parezca un enfoque frívolo, la mala imagen que un parque automotor descontinuado y contaminante transmite sobre una ciudad ha sido problematizado desde hace tiempo por los analistas del urbanismo y de la industria de la hospitalidad —manifiesta Navarro.

“Municipalidades, como la de Madrid, por ejemplo, establecieron hace años (antes incluso de que el impacto ambiental, sea una preocupación tan apremiante como lo es ahora), normas para el reemplazo de autos de más de una década de edad, solamente como una medida de ornato urbano.”

Los lectores de este artículo también revisaron:

Ecuador avanza hacia la prohibición de nuevos buses urbanos a combustión desde el 2025

Es por ello que el turista proveniente de países educados, como son los europeos, suele ranquear como lo mejor de su visita a Ecuador, los parajes, la comida exótica, y la amabilidad de la gente. Pero entre lo que encuentran deleznable está siempre el transporte urbano e interprovincial.

Vetusto y movido con diésel de mala calidad, expele óxidos de nitrógeno, un gas que contribuye más al calentamiento global y la lluvia ácida que el dióxido de carbono. Además, es muy peligroso para la salud. Causa, entre otras afecciones, bronquitis, problemas cardiovasculares, y es un agente cancerígeno. Esto preocupa al visitante, por su propia salud, y le sorprende porque expresa una baja institucionalidad de los órganos de control, y una pobre concientización de los usuarios.

Es por esta razón que Navarro considera que el turismo en el Ecuador podría beneficiarse, si la movilidad eléctrica dejase de ser un tema que se debate únicamente en el contexto del transporte, y empiece a ser comprendido como un elemento que agrega valor a la marca país.

“Cuando los ecuatorianos salimos a hacer turismo internacional, buscamos experimentar los logros del desarrollo, su arquitectura, su tecnología, etc. Ocurre todo lo contrario cuando queremos motivar a que los extranjeros nos visiten. Tratamos de venderles la naturaleza de los Andes, el Pacífico etc., o quizá legados antiguos como el centro histórico o las culturas indígenas, pero definitivamente preferimos barrer debajo de la alfombra el caos en el que se han convertido nuestras urbes.”

El experto observa que todavía habría otros beneficios indirectos para el ornato de la ciudad, si el parque automotor fuese eléctrico. “Cubiertos por el hollín de los vehículos a gasolina, nuestros edificios y casas lucen decadentes, lo que obliga a limpiarlos y pintarlos más seguido de lo que se debería. Con vehículos eléctricos (y enfatizo sobre todo en el transporte público) estos costos de mantención de edificios, injustamente endosados a los propietarios de los inmuebles, deberían reducirse significativamente.” —concluye Navarro.

Por todo ello el especialista concluye que electrificar nuestro parque automotor, es el paso correcto en materia de turismo. “Será una forma de proyectar al mundo los valores de una sociedad moderna. Con seguridad esta decisión marcaría una profunda diferencia en la forma con la que la comunidad internacional y el turista extranjero, dispuesto a traer divisas, nos ve.”

Jonathan Navarro

Profesional – Sector Turistico Ecuatoriano

One thought on “¿Cómo afectan las emisiones del parque automotor al sector turístico del Ecuador?

  • el diciembre 14, 2021 a las 9:08 pm
    Permalink

    Buen artículo, felicitaciones por hacernos caer en cuenta de la realidad de como funciona el parque automotor de nuestro país

    Respuesta

Deja un comentario

Tendencias

 

70% de los accidentes causados por vehículos autónomos corresponde a TESLA

La marca automotriz de vehículos eléctricos más grande del mundo enfrenta serias impugnaciones de las autoridades norteamericanas, por desperfectos en su sistema de conducción asistida. Ello ha causado un alto número de accidentes e incluso fallecidos.

Guía de Compra

Testimonios de Propietarios

Expertos opinan

¿Te podemos ayudar?

Envianos tus consultas o comentarios